Productores de cacao reciben apoyos

Martes, Marzo 29, 2016

En dos décadas, México pasó de ser uno de los principales abastecedores de cacao al mundo a detentar el octavo sitio, pues 90 por ciento de las 61 mil hectáreas destinadas a este cultivo padece problemas fitosanitarios, como moniliasis (hongo destructor), las plantaciones tienen 70 años y sus propietarios –la mayoría personas de la tercera edad– las han abandonado por baja rentabilidad, pese a que en el mercado internacional la tonelada rebasa 3 mil dólares.

 

Con 600 plantas por hectárea, en las que apenas se logran 350 kilogramos –en contraste con las mil 300 plantas y dos toneladas de Brasil, por ejemplo– los productores de Tabasco y Chiapas, y con el apoyo del programa Trópico Húmedo de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), así como de los gobiernos estatales, activaron un plan de podas, uso de nuevas tecnologías y sustitución de plantaciones con variedades resistentes y mejoradas, con el fin de triplicar la productividad.

 

Para motivar a 37 mil productores se promueven asociaciones con empresas mexicanas y trasnacionales para acelerar el cambio de plantaciones y uso de nuevas tecnologías, dijo Ignacio Lastra Marín, director general de zonas tropicales de la Sagarpa.

 

Hace dos años, explicó, dentro del plan piloto para acelerar el rescate del cacao se hicieron fuertes podas en 5 mil hectáreas en Tabasco; la producción pasó de 350 a 800 kilogramos por hectárea. En Rosario Izapa, Chiapas, se liberaron clones de cacao de alta productividad y tolerantes a la monilia, y el año pasado, en Reforma y Juárez, municipios del mismo estado, se empezó a aplicar el sistema fertirriego, y está en ciernes un proyecto de siembra sin sombra.

 

Agregó que a quienes producen cacao criollo –variedad preferida por el mercado gourmet y cuyo costo es 50 por ciento más elevado que el de los híbridos Guayaquil y trinitario– se les da un subsidio, ya que tienen prohibido vender a extranjeros esta planta, pues está en proceso la denominación de origen del criollo tabasqueño.

 

“Tenemos la calidad de cacao para que México vuelva a ocupar los primeros lugares en el mercado mundial. En el combate a la monilia estamos viendo la luz al otro lado del túnel; hay aliento para los 37 mil campesinos, la mayoría con un promedio de 1.8 hectáreas, quienes se localizan en zonas de alta y muy alta marginación”, dijo.

 

Al rescate del cultivo también ingresó el Centro Multidisciplinario de Innovación Tecnológica, con un proyecto que hace cuatro años se aplica en 180 hectáreas de 113 indígenas de 30 comunidades de Tabasco, así como en 120 hectáreas de 22 comunidades de Chiapas, dijo Carlos Sandoval Miranda, director adjunto de ese centro.

 

En el país se producen casi 28 mil toneladas de cacao en Tabasco, Chiapas y Guerrero, únicas entidades con dichas plantaciones, equivalentes a casi 2 por ciento de la producción internacional; en 1993 aportaban 50 mil toneladas a dicho mercado, que significaban 51 por ciento de la oferta en el mundo, según información de la Sagarpa.



Share